Hui hem arribat a la plaça de Patraix i la fornera ens ha donat una molt bona pista: «segur que està en un corral, ací en Patraix encara queden cases amb corrals»

Hem continuat caminant quan hem vist una gran casa i hem entrat a preguntar si tenien corral. Allí ens ha rebut Carmen que té un lloc encantador «La casa de Patraix». Ens ha contat que abans aqueixa casa era un espai on tintaven teles i que la biblioteca era l’antic teler Tintar teles? Això pot ser interessant Quedarà algú en Patraix que sàpia fer això?

En el corral de Carmen hem buscat per darrere dels tests i dels palets que té penjats en la paret perquè diu ella que allí sempre hi ha salamandres i que són molt ben rebudes perquè es mengen els mosquits. Però no, no hi havia cap. No obstant això, hem trobat un enorme saltamartí al qual li faltava una pota. Carmen ens ha demanat que ens ho emportàrem perquè es menja les plantes. Ho ha ficat en un pot i ens l’ha donat.

Hem continuat caminant fins a arribar a uns xicotets jardins que donen a la plaça i allí mateix ho hem soltat entre les palmeres entollades encara per la pluja.

Ens hem parat a l’ombra i hem aprofitat per a traure la corda i jugar a la corda amb cançons que ens ha ensenyat Laura.

La plaça de Patraix és un lloc meravellós per a jugar, allunyat del trànsit i ple de gent. S’escolten els riures i l’alegria de l’estiu que arriba.

Hoy hemos llegado a la plaza de Patraix y la hornera nos ha dado una muy buena pista: «seguro que está en un corral, aquí en Patraix todavía quedan casas con corrales»

Hemos seguido andando cuando hemos visto una gran casa y hemos entrado a preguntar si tenían corral. Allí nos ha recibido Carmen que tiene un lugar encantador «La casa de Patraix». Nos ha contado que antes esa casa era un espacio donde tintaban telas y que la biblioteca era el antiguo telar ¿Tintar telas? Eso puede ser interesante ¿Quedará alguien en Patraix que sepa hacer eso?

En el corral de Carmen hemos buscado por detrás de las macetas y de los palets que tiene colgados en la pared porque dice ella que allí siempre hay salamandras y que son muy bien recibidas porque se comen los mosquitos. Pero no, no había ninguno. Sin embargo, hemos encontrado un enorme saltamontes al que le faltaba una pata. Carmen nos ha pedido que nos lo lleváramos porque se come las plantas. Lo ha metido en un bote y nos lo ha dado.

Hemos seguido caminando hasta llegar a unos pequeños jardines que dan a la plaza y allí mismo lo hemos soltado entre las palmeras encharcadas todavía por la lluvia.

Nos hemos parado a la sombra y hemos aprovechado para sacar la cuerda y jugar a la comba con canciones que nos ha enseñado Laura. La plaza de Patraix es un lugar maravilloso para jugar, alejado del tráfico y lleno de gente. Se escuchan las risas y la alegría del verano que llega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.